Quien ha trabajado conmigo sabe lo insistente que soy acerca de los beneficios del yoga, en general, y en especial para deportistas.

En el artículo Cuidar nuestra mente… ¡es posible! explicamos, de forma resumida, el funcionamiento del cerebro y de la importancia de realizar diferentes tipos de actividades a lo largo del día, incluidas las actividades contemplativas.

En este artículo en el que entrevisto a dos grandes personas y maestras, Mamen G. Medina y Beatriz Celdrán Subiela, con las que he tenido la suerte de practicar yoga, se explica con más profundidad en qué consiste y por qué lo recomiendo.

 

¿Qué es el yoga?

Mamen, cuando empecé a practicar yoga, antes de conocerte a ti, no tenía ni idea de qué era el yoga, de hecho entré en la práctica de forma casual porque no quedaban plazas en Pilates… Y creo que a mucha gente le puede pasar lo mismo que a mí. ¿Puedes explicarnos en qué consiste?

Mamen G. Medina

El yoga, independientemente del tipo que sea, es una práctica que nos conecta de manera consciente con nosotros mismos, encontrando un momento y un espacio que nos permite parar y dar un poco de distancia a todo el ruido que hay tanto fuera como dentro de nosotros, conectando cuerpo y mente muy conscientemente a través de la respiración, pilar fundamental de la práctica, como vínculo principal.

En esos comienzos tenía la idea de que el yoga era para gente más mayor, más espiritual, o que iban para estirar y  meditar…

El yoga puede practicarlo cualquier persona de cualquier edad, y no tiene por qué tener ningún tipo de connotación mística ni religiosa.

Cada persona llega a la práctica por motivos diferentes, ganar flexibilidad, fuerza o relajación, son los principales, y todos son válidos. Lo que sí marca la diferencia en el yoga es la conciencia, sin ella no hay yoga, sería un buen ejercicio físico, pero no sería yoga.

Atención y pensamientos en la práctica de yoga

Bea ¿podrías explicarnos un poco más a qué os referís cuando habláis de conciencia y cómo se llega a ella?

Beatriz Celdrán

Durante la práctica de posturas (asanas) necesitamos mantener la concentración en nuestra respiración para poder movernos de una postura a otra (en yoga cada movimiento del cuerpo se realiza durante una inhalación o exhalación) o bien mantener una postura un número determinado de respiraciones completas para conseguir los beneficios físicos de esa postura.

Esa es la principal razón por la que conseguimos ese estado de relajación mental, porque dejamos durante un tiempo de preocuparnos por el futuro o el pasado.

Mi profesora lo resume muy bien cuando dice «durante la práctica de yoga hay mucho de lo que ocuparse y nada de lo que preocuparse»

 

 

Beneficios de la práctica de yoga

En mi experiencia personal, cuando practico yoga, noto que no sólo me siento más relajada, sino que también me siento más fuerte, física, mental y emocionalmente, y de una forma diferente a cuando hago ejercicio o practico deporte.

Esto es lo que transmito a las personas con las que trabajo, ya sea en los asesoramientos individuales como en los cursos y eventos. Mamen, ¿nos puedes explicar mejor cuáles son los beneficios generales de practicar yoga?

La práctica de yoga mejora la postura corporal, fortalece, flexibiliza y se gana conciencia y conocimiento del propio cuerpo, ayudando a prevenir lesiones.

Entre otros muchos beneficios a nivel físico, mental y emocional, mejora la capacidad respiratoria y se oxigena más y mejor nuestro organismo, mejora la circulación sanguínea y estimula en sistema inmunológico, equilibra el sistema nervioso, elimina estrés, ansiedad y ayuda a combatir la depresión.

En cuanto a los beneficios de la práctica de yoga para deportistas, a mí en lo que más me ha ayudado es a aumentar la capacidad de controlar mis pensamientos, especialmente en situaciones de tensión.

Bea, tú has hecho algunos talleres de yoga específicos para deportistas, yo tuve la suerte de participar en uno para ciclistas en el encuentro organizado por Juntas es Mejor. ¿Cómo nos ayuda el yoga para controlar los pensamientos?

Es muy difícil dejar de pensar, somos humanos, a todos nos vienen mil pensamientos en segundos y saltamos de uno a otro volando.

Con la práctica de yoga vamos educando poco a poco nuestra mente a parar las fluctuaciones mentales y volvernos a centrar en la respiración y la alineación del cuerpo.

 

¿Qué tipos yoga existen y cómo elijo el mejor para mí?

Siempre que recomiendo practicar yoga me preguntan lo mismo, ¿hay diferentes tipos de yoga?

Creo que es una pregunta natural, especialmente para los que no lo conocemos en profundidad, por eso les he pedido que me cuenten qué tipos existen.

 

Para saber cómo elegir la práctica de yoga en función de nuestras necesidades y objetivos, Bea nos da estas claves:

Si nunca has practicado yoga, mi consejo es empezar con Hatha yoga, familiarizarte con las posturas y con la respiración durante la práctica, lo que viene siendo el desarrollo de la capacidad de escuchar las indicaciones corporales que el profesor nos da para cada postura y acompañarlo con la respiración.

Una vez integrado esto, el salto a una clase de Vinyasa flow será más fácil, si ese es vuestro objetivo o la modalidad que os llama más la atención por su dinamismo y exigencia física.

Os animo a que probéis varios, que les deis una oportunidad abiertos de mente, observando con cuál de estas prácticas vuestro cuerpo y mente encajan mejor.

 

¿Mi consejo? Pregunta a gente conocida, y visita dos o tres centros de yoga, habla con los profesores y cuéntales qué es lo que buscas. Igual que harías para comprar una bici, tabla de surf, material de escalada, zapatillas de correr… ¡Especialmente si estás empezando!

 

La mente y el cuerpo no están separados, son una misma unidad que busca el equilibrio en cada una de las acciones que realiza

Related Posts

4 Responses

Leave a Reply