Si no hubieras llegado…

A veces me ha dado por pensar cómo sería mi vida si no hubieras llegado a ella hace 5 años, podría montar en bici, escalar, hacer yoga, correr, ir al teatro o ver a mis amigos siempre que quisiera, viajaría más y haría más cosas en los viajes. Seguramente la casa estaría mucho más organizada. Tendría más tiempo para trabajar, cualquier momento sería bueno para dar rienda suelta a todas las ideas y proyectos que no paran de surgir en mi cabeza. Podría dedicarme a estudiar ese máster que tengo tantas ganas, ir a los cursos, congresos y seminarios que me parecieran interesantes… En resumen, tendría tiempo.

¿Y sabes qué Gabriela?

Aunque sería verdad que el tiempo estaría más disponible para mí, no sería consciente de ello, no me habría parado a pensar en profundidad qué quiero y para qué lo quiero. Seguramente llenaría el día de cosas, habría continuado en la inercia de hacer, hacer, hacer, sin importar si lo que hago es lo que quiero.

Cuando tú llegaste no estaba preparada, no quería que nada cambiara, y me costó, me costó entender que todo había cambiado, incluida yo. Me pusiste un espejo delante y tuve que hacer un esfuerzo por encontrarme, entenderme y aceptarme. Me di cuenta que priorizar las necesidades y el bienestar propio no es egoísmo si se hace desde la sinceridad, y que cuando lo haces, cuando te priorizas, cada vez necesitas menos y das más.

Gracias a ti he entendido que mi trabajo me gusta, y también que es bueno que le ponga límites; el deporte me ayuda, porque me sirve para cuidarme y sentirme bien; pasar tiempo con tu padre a solas me llena; que en los viajes que hemos hecho contigo he aprendido más que en todos los que he hecho antes de ti; que a veces me gusta estar sola o salir con mis amigos; me has recordado que ser femenina no está reñido con ser fuerte; y por encima de todo, he aprendido que cuando me escucho y me doy momentos de calidad, me siento en calma y el tiempo que paso contigo es el mejor del mundo.

He comprendido que antes de ser madre o pareja, soy mujer, y el tipo de mujer que decida ser es el modelo que te doy.

Tú eres mi principal anclaje

Leave a Reply