En este post os contamos algunas estrategias de psicología deportiva para ayudaros para entrenar un factor súper importante cuando hablamos de deporte, la mente.

Cuando queremos mejorar nuestra técnica es crucial trabajar los pensamientos y las emociones, así como capacidades cognitivas como la memoria o la velocidad en el procesamiento de información.

 

Utiliza tu mente para mejorar

Nuestra mente rige nuestra conducta, en ella se generan nuestros pensamientos y emociones. Los estados emocionales marcan el estado de nuestro cuerpo e influyen en nuestro comportamiento, y en el rendimiento de los deportistas.

Se ha demostrado que el trabajo que se realiza a nivel deportivo es más eficaz cuando se realiza mediado por emociones positivas.

Cuando nos enfrentamos a retos difíciles a nivel técnico nuestra mente siente la necesidad de protegernos del dolor y de la frustración de no conseguirlo.

Cuando esto sucede se activan los centros del miedo, emoción básica y necesaria para la supervivencia, pero altamente conservadora.

A continuación os contamos algunas estrategias que puedes utilizar para trabajar tus pensamientos y emociones.

Visualización

Consiste en pensar con imágenes, no con palabras, verte realizando el movimiento técnico para la que te estás preparando.

Su beneficio es que emplea el mismo proceso de aprendizaje que si realizaras el movimiento que quieres mejorar.

La diferencia se encuentra en la intensidad de visualizarlo o experimentarlo en primera persona, por eso es importante involucrar todos los sentidos cuando se visualiza.

Esta estrategia también se emplea para modificar movimientos automatizados que no ayudan en tu rendimiento.

Parada de pensamiento y sustitución

Se utiliza principalmente para la identificación y eliminación de pensamientos que aparecen de forma automática y recurrente.

Consiste en prestar atención a los pensamientos durante un periodo corto de tiempo, deteniéndolos bruscamente, con una palabra u orden previamente seleccionada (por ejemplo, STOP).

Una vez parados es importante reemplazarlos por una afirmación positiva. Es recomendable que esa afirmación sea lo más creíble y cercana a tu realidad.

Anclaje

Es una técnica que se utiliza para cambiar un estado negativo por uno positivo… es decir, cambiar tu humor cuando estás viniendo abajo y ayudarte a que te vengas arriba, con ganas, sintiéndote fuerte y capaz.

Tiene varios pasos:

  1. Identifica una imagen, la que tú quieras, puede ser una tuya de una ocasión en la que lograste algo que para ti era importante y que conseguiste.
  2. Cierra los ojos y trata de recordar cómo te sentías, no sólo lo que pensaste, sino qué sentías en el cuerpo, esa sensación de plenitud y de euforia en la boca del estómago que subía y bajaba por todo tu cuerpo, haciéndote sonreír a la vez que tenías ganas de llorar,… ¿lo recuerdas? ¿Eres capaz de recrear esa sensación de orgullo que te sentías?
  3. Quédate con esa sensación y recréate un rato en ella pasando la imagen de delante hacia atrás como si de un vídeo corto se tratara.
  4. Guárdatelo en un hueco accesible de tu memoria y cada vez que notes que flaqueas, que pienses que no vas a poder, que no estás fuerte, que no tienes capacidad,… trae al presente ese recuerdo y deja que te inunde de la fuerza que sentiste en esa ocasión.

Siente la alegría y el orgullo que te aporta el anclaje y utilízalo para seguir adelante.

Conciencia corporal

Permite conocer las necesidades de nuestro cuerpo y dar respuesta a ellas, sabiendo interpretar cuándo algunas emociones o pensamientos pueden estar provocados por estados físicos, como el cansancio o el hambre.

Trata de dedicar algunos momentos a centrarte en tu cuerpo y tus sensaciones, de forma que puedas ir aumentando tu habilidad de entender tu cuerpo.

Establecimiento de objetivos

Se utiliza principalmente para mantener la motivación alta, potenciar la autoconfianza, centrar el foco y fijar un compromiso personal, con uno mismo o incluso con otras personas.

Aprovecha las situaciones en las que no puedas practicar tu deporte para reconectar con tus motivaciones, el por qué y para qué lo practicas, y qué te lleva a querer seguir mejorando. Una buena forma de mantenerte mentalmente activo es pensar en las cosas que harás cuando puedas volver a correr, escalar, montar en bici, nadar, entrenar…

 

Mantener la ilusión activa te ayudará a tener una buena actitud en cualquier situación, por dura que sea y esto es un factor protector ante los efectos negativos de la adversidad

Related Posts

Leave a Reply