¿Alguna vez te ha pasado tener que elegir entre dos, o más opciones, y estar como en un callejón sin salida? Paralizado sin poder tomar una decisión clara, sin saber qué dirección tomar…

A mí sí. En esas ocasiones intentaba encontrar mi prioridad, lo que quería, lo que sentía o pensaba que sería bueno que hiciera.

Para mi sorpresa encontraba argumentos y emociones a favor de cada una de las opciones, lo que aumentaba la confusión y la incapacidad de decidir.

Hasta que aprendí a escuchar a otra parte de mí misma que había estado silenciada hasta ese momento… mi cuerpo.

Nunca me había parado a pensar en qué quería mi cuerpo, qué le apetecía o qué le venía mejor.

Centrada muchas veces en el resultado, en lo mejor, lo más eficaz o positivo, para mí misma y las personas que me rodean, en lo que es más inteligente o auténtico… me perdía en reflexiones, idas y venidas y discursos complejos en los que terminaba por liarme.

Ahora sé que cuando mi mente y mis emociones no se ponen de acuerdo en una decisión, lo que más me ayuda es dejar de hacer listas interminables en las que la conversación entre las distintas partes de mí se enredan y pierden el sentido.

Cuando esto pasa sencillamente paro unos instantes y pienso en qué siento en el cuerpo.

El deporte, el yoga y el contacto continuo con la naturaleza, me ayudan a identificar esas ocasiones en las que el cuerpo me habla.

¿Y cómo se sabe lo que quiere el cuerpo?

Estamos acostumbrados a silenciar las señales de nuestro cuerpo y seguir con nuestro ritmo, y es por este motivo que cuando lo necesitamos puede costarnos más entender qué quiere decirnos.

Cuando necesites que tu cuerpo desempate ante una toma de decisiones en la qu te sientas atrapado… sigue estos pasos y preparáte para sentir.

Para y céntrate en tus músculos.

Nota si están tensos o relajados, si te piden moverte o te piden que pares, que te levantes o que te sientes, que te vayas o te quedes.

Revisa si te sientes pesado o ligero, vacío o lleno de energía… Esas sensaciones están ahí y tienen un significado.

En las sesiones de relajación que realizamos en el proyecto Viajar… desde casa encontrarás algunas estrategias muy útiles de conexión con el cuerpo que ¡esperamos te sirvan!

Leave a Reply