Ansiedad

Como todo en esta vida, el deporte tiene un lado oscuro.

La línea que separa su luz y su sombra en ocasiones es muy fina, por ello es importante que seamos capaces de identificarla y no llegar a sobrepasarla.

Las personas que practicamos deporte hemos experimentado sus beneficios, tanto a nivel físico, como mental y emocional. Sin embargo, hay situaciones en las que nuestro «enganche» es tan fuerte que sufrimos cuando no podemos practicarlo.

En esas ocasiones cualquier imprevisto, evento social, familiar o laboral con el que no contábamos en nuestra planificación, puede convertirse en una desagradable interrupción. Nos cambia el carácter, nuestra capacidad de disfrutar se resiente y no somos capaces de mirar más allá de lo que echamos en falta, sin valorar el momento que estamos viviendo.

 

¿Por qué cruzamos la línea hacia el lado oscuro?

Pueden ser muchos los motivos por los que queremos hacer deporte, salud, disfrute, rendimiento, competición, relaciones sociales, estética… Y hemos hablado en otras ocasiones de lo importante que es tener una meta para ir experimentando mejoras y motivarnos a seguir.

Es precisamente en estas motivaciones donde se suele esconder el «peligro» de caer en la dependencia con el deporte.

Si realizas deporte porque hace que te sientas…

capaz,

válido,

vivo,

valorado,

perteneciente a algo,

y es tu única fuente para alimentar esos sentimientos, corres el riesgo de cruzar la línea.

Si realizas deporte para…

escapar de tus preocupaciones,

salir de donde estás,

cumplir con una obligación autoimpuesta,

«sacar» la basura,

y has dejado de verlo como algo positivo, que te llena, te recarga, te divierte y te hace sentir bien sin necesidad de que antes te sintieras mal, también corres el riesgo de cambiar de lado.

Piensa que, aunque

te sientas bien practicando deporte, no quiere decir que solo busques el bienestar a través de su práctica.

tus objetivos deportivos sean un gran motor para el cambio, no quiere decir que sean tu única fuente de motivación.

ser activo sea importante para ti, no quiere decir que tengas que darle siempre prioridad.

seas deportista, no quiere decir que no puedas ser nada más.

 

Si te sientes identificado o identificada con este post y no sabes cómo darle la vuelta a la situación… podemos ayudarte.

 

El deporte es una herramienta para conseguir tu fin

No lo conviertas en tu única meta

Related Posts